El camping de los Alfaques, las vacaciones del horror
5 (100%) 6 votos

Hemos estado en el camping de los Alfaques para intentar comprender en primera persona qué es lo último que vieron y sintieron todas las victimas de aquel trágico accidente. Hace tan solo 37 años un total de 243 personas murieron casi en el acto en el lugar. ¿Habrá quedado algún tipo de eco de la tragedia?

Pese al título de nuestro artículo, señalar que el camping de los Alfaques (actualmente camping dels Alfacs) es un bonito y tranquilo lugar donde por un módico precio podemos pasar unas agradables vacaciones veraniegas. Cierto es que se trata de un antiguo pero rehabilitado camping de carretera, pues la N-340 lindaba con él.

El motivo por el cual dejó de pasar la nacional 340 junto al lugar es bien conocido por todos los amantes de lo desconocido.

El caluroso 11 de julio de 1978 un camión cisterna sobrecargado con cientos de litros de propileno sufrió un accidente junto al camping. El accidente se produjo por un calentamiento del propileno debido al sol, sumado a qué dicho camión no disponía de un sistema de alivio de presión. Esto causó la fuga e ignición inmediata del propileno que no solo causó una gran explosión sino que, además, inició una gran ola de fuego (literalmente) que se abatió sobre el camping y todos sus inquilinos. La mayoría de fallecidos (158) murieron en el acto en una escena dantesca que nada desmerece a lo ocurrido unos siglos atrás en la ciudad de Pompeya, situada a las faldas del volcán Vesubio.

camping alfaques

Aquellos que pudieron reaccionar se abalanzaron corriendo despavoridos hacia el mar, que está a tan solo unos diez metros de distancia del camping y que, según algunos testigos, estaba hirviendo debido a las temperaturas de más de 2000ºC provocadas por la explosión. El resultado, como hemos dicho, fue de 243 personas fallecidas y más de 300 heridos graves (el camping contaba, en esos momentos, con unos 800 inquilinos). Evidentemente el camping quedó totalmente destruido y desde entonces se modificaron las leyes referentes al transporte de mercancías peligrosas. El camping se reconstruyó en seis meses y hoy día sigue su actividad normal, ya con la nueva N-340 desviada a unos kilómetros de distancia del lugar.

camping alfaques

Desde ese no tan lejano 11 de julio de 1978 la cantidad de relatos sobre visiones de extrañas figuras en la carretera y desgarradores gritos en plena noche se han ido sucediendo año tras año. Unos afirman haber visto tenebrosos niños en bañador y con el rostro negro a un lado de la antigua N-340, otros explican haber escuchado extraños pasos por la orilla del camping y los más escépticos no dudan en afirmar que se trata ni más ni menos que de simple sugestión provocada por los hechos acaecidos en el lugar. Sea como fuere, en Archivos del misterio no pudimos evitar la tentación de investigar por nosotros mismos sobre el terreno.

Camping de los alfaques hoy

Como hemos comentado, aunque el camping (lógicamente) se encuentra en el mismo emplazamiento, la nacional 340 está desviada y ya no pasa junto al camping. No obstante, la carretera secundaria que une Sant Carles de la Rápita (y que pasa por el centro del pueblo) con la urbanización Montsià Mar sigue conservando el nombre de la vieja nacional 340. Allí es donde podemos encontrarlo.

Íbamos en coche junto a la carretera y lo primero que vimos fue, a mano derecha, una abandonada (y conocida) discoteca cercana a Los Alfaques. Estamos hablando de la discoteca Plató 3 que hasta finales de los años 80 siguió abierta. Aunque esta discoteca, según cuentan, también se cobró alguna que otra vida (por la ingesta de drogas, alcohol y su proximidad al mar), seguimos nuestro camino en dirección al camping, que se encuentra a tan solo unas decenas de metros de la discoteca.

Pocos segundos después llegamos a las puertas del camping, hoy día totalmente rehabilitado pero conservando aún esa antigua atmósfera de “camping de carretera” donde muchos de nuestros padres o abuelos allá por los 60 hubieran hecho un alto en el camino de uno o dos días antes de proseguir, a bordo quizás de un Seat 600, su “largo” y lento viaje veraniego rumbo a, por ejemplo, Valencia o Alicante.

playa camping alfaques

 

Como el camping estaba cerrado (lo visitamos a principios de primavera) decidimos bajar de la carretera hasta la costa para recorrer la orilla, que conecta directamente con la playa del camping Los Alfaques. El fin del invierno se hizo notar entonces y pudimos apreciar que tan solo había como máximo un metro de playa. En verano las aguas reculan y dejan al descubierto unos metros más de arena que los clientes de Los Alfaques pueden aprovechar para darse un chapuzón o pescar.

playa alfaques
Camino que desciende a la playa del camping, desde la antigua N340.

En el momento de nuestra visita no había inquilinos y la zona estaba desierta. Pudimos ver la anchura del camping Los Alfaques, su proximidad a la antigua N340 (un muro de apenas treinta centímetros lo separan de la carretera) y el corto pero infernal “sprint” que tuvieron que hacer algunos de los supervivientes de la tragedia hacia el mar. Sin duda se trata de un camping largo pero estrecho en el que no sería difícil que algún coche con velocidad excesiva pudiera acabar en el mar.

Lo vimos en su totalidad, siempre yendo por la desaparecida y aún invernal playa. El camping está dividido en zonas: tiendas de campaña, autocarabanas, bungalows y apartamentos. Es precisamente en una de las paredes de los apartamentos donde podemos encontrar un monumento in memoriam que recuerda a todas las victimas de tan horrible tragedia. Con el camping cerrado e inactivo se respira una extraña sensación de calma tensa. En ese momento sabíamos que en aquel tranquilo, fresco y desierto lugar había ocurrido algo muy grave e intenso tan solo unos años atrás.

Algunos testigos hablan de aparecidos dentro del camping los Alfaques, concretamente en la zona de los bungalows, aunque no pudimos realizar nuestras pruebas habituales en dicha zona, ya que nos tendríamos que haber “colado” para hacerlo.

Otros afirman haber escuchado, en plena noche, pasos humanos por las piedras de la playa del camping sin que pudiera determinarse el origen de dichos pasos. Aquí sí que, tras distintas comprobaciones, llegamos a la conclusión de que es muy difícil afirmar con total seguridad que son pasos lo que se están escuchando. Y esto es por un hecho muy simple: el ruido de las olas. Uno de nosotros se puso a andar por las piedras haciendo ruido al pisar, mientras que el otro se quedó escuchando sus pisadas. A los 8 o 10 metros los pasos por las piedras eran totalmente inaudibles, quedando solapados por los ruidos de las olas del mar. Si bien el mar no estaba en calma total ese día tampoco era un día especialmente movido o ventoso. Los testigos hablan de pasos en la lejanía (10-20 metros) pero podemos dar fe de que a partir de los 6 metros los pasos se escuchan débilmente y que a partir de los 10-12 metros son casi inaudibles. Por tanto, se nos hace difícil creer que alguien pueda oír claramente y sin duda pasos humanos a 20 metros de distancia. A no ser que la fuente del ruido fuera más intensa de lo normal.

Y ahora pasamos al plato estrella de Los Alfaques: los aparecidos a un lado y otro de la carretera. - difunde       

camping alfaques
Punto de la vieja N340 donde tubo lugar la explosión. Donde está el coche rojo (derecha superior) es donde explotó el camión y donde se muestran las supuestas apariciones al lado de la carretera.

La tragedia tuvo lugar exactamente en el punto kilométrico 159,5; y allí nos dirigimos por la noche una vez cenados. La mayoría de testigos coinciden en afirmar que los aparecidos se muestran a altas horas de la madrugada, a un lado de la carretera (o incluso cruzándola), y todos van en bañador y tienen la cara oscurecida. Unos hablan de niños con palas y cubos, otros de adultos con sombreros de playa…Lo cierto es que, tras estar más de dos horas dando vueltas por el punto exacto (en coche y sin él), nada pudimos ver ni sentir. Tampoco captamos nada con las grabadoras ni las cámaras.

Quizás es que, como afirmamos muchos, el misterio se muestra de forma insospechada y sin esperarlo. No descartamos, en un futuro próximo, volver de nuevo a Los Alfaques para seguir investigando y poder contároslo. De momento os brindamos un nuevo destino para vuestras vacaciones veraniegas, amigos del misterio.

Gráfico de la tragedia (contiene algunos errores en la ubicación del camping)

Nota: todas las fotografías de este artículo han sido realizadas por Archivos del Misterio, exclusivo propietario de las mismas.

Dejar respuesta