COMET 4C: TRAGEDIA AEREA EN LOS BOSQUES DEL MONTSENY
5 (100%) 4 votos

El Montseny (pronunciado Montseñ, en castellano y Mont-Signus, en latín -Montaña Señal-) es un parque natural y macizo montañoso situado al norte de la ciudad de Barcelona. Además de poseer su particular microclima, que le permite desarrollar flora y fauna autóctona propia, es el sistema montañoso más alto que encontramos entre los Pirineos y la ciudad de Barcelona. La extensión del territorio no solo nos brinda multitud de bosques, ríos y rincones enigmáticos donde perdernos sino que, además, sus pueblos y parajes esconden multitud de leyendas rurales de lo más variopintas.

Una de las cumbres del Montseny, preciosa aunque a sus espaldas acumule decenas de muertes.
Una de las cumbres del Montseny, preciosa aunque a sus espaldas acumule decenas de muertes.

Si bien hasta hace no tantos años se trataba de una región aislada, con pueblos aquí y allá perdidos entre sus valles, siempre ha sido una puerta de paso para aquellas gentes venidas del norte con destino final en Barcelona. Lógicamente, y como en todos sitios, la construcción de carreteras y la invención del automóvil revolucionaron y aceleraron el desarrollo. Hoy tardamos poco más de una hora en llegar hasta la región del Montseny desde la ciudad de Barcelona; antaño se trataba de una travesía de unos cuantos días.

Aunque lo podemos cruzar en coche o moto, al tratarse de una tierra de paso entre los Pirineos y Barcelona, numerosas rutas aéreas sobrevuelan sus profundos bosques - difunde       . Es habitual que aviones procedentes de París o Londres surquen los cielos de tan enigmático lugar. Como os decíamos al inicio, el Montseny es el punto más alto entre los Pirineos y Barcelona.

Un imán para los aviones

Lo comentado anteriormente convierte un territorio de unos cuantos kilómetros cuadrados en un verdadero imán para los aviones en vuelo - difunde       . Evidentemente hoy los instrumentos de navegación han mejorado enormemente, volviéndose casi autónomos. No obstante, hace tan solo 20 años era mucho más habitual e imprescindible usar la visión directa para pilotar un avión. De hecho, ciertos modelos de avioneta actuales aún van equipados con instrumentos relativamente “primitivos”. Se juntan entonces varios factores fatales para pilotar un avión sobre las montañas del Montseny - difunde       .

No solo se trata de una cadena montañosa en medio de una “planicie”, sino que además habitualmente y debido a su peculiar microclima el Montseny está cubierto con nieblas abundantes y nubes bajas, muy habituales en sus cumbres más altas.  Sumad estos dos factores a unos instrumentos de navegación anticuados.

Las nieblas y nubes bajas son habituales en las montañas del Montseny. En días así es peligroso aventurarse en sus bosques son conocer bien el terreno.
Las nieblas y nubes bajas son habituales en las montañas del Montseny. En días así es peligroso aventurarse en sus bosques sin conocer bien el terreno.

Los muertos por accidente aéreo en el Montseny se cuentan por decenas.

La tragedia del Comet 4C 1903

Los lectores más mayores seguro que habéis oído hablar de esta tragedia y probablemente a los más jóvenes os suene de algo.

La Vanguardia
La Vanguardia del 5 de julio de 1970. Se precisaron de varias horas para localizar el avión siniestrado.

Para resumir, puesto que podéis encontrar multitud de información en Internet sobre la tragedia, el 3 de julio de 1970 un Comet 4C (un avión parecido a un Boeing) comercial de la desaparecida compañía Dan Air (con otras tragedias aéreas españolas a sus espaldas) procedente de Manchester se estrellaba en la cara norte de una de las cumbres del macizo con 112 personas a bordo (aunque una versión extra-oficial habla de 113 tripulantes, versión también muy documentada en la red).  El accidente tuvo lugar a las 18:05 horas aprox., aunque el avión se registró como desaparecido y no fue localizado hasta la mañana del día siguiente.

Debido a las cordilleras, la explosión no pudo oírse desde los pueblos más cercanos al lugar y sus vecinos tan solo se olieron la tragedia al contemplar un avión de ese tamaño volando a esa altitud: era imposible que superara las cumbres del Montseny. - difunde       

Podéis imaginar el panorama dantesco que contemplaron los primeros vecinos de Viladrau, el pueblo más cercano al lugar, al encontrar los restos: maletas aquí y allá, intestinos colgando de los arboles, dedos amputados por doquier… 112 (o 113) personas fallecieron destrozadas en el acto.

La niebla es, en muchas ocasiones, el gran enemigo (o amigo, depende del punto de vista) de los excursionistas que se aventuran por los bosques del Montseny.
La niebla es, en muchas ocasiones, el gran enemigo (o amigo, depende del punto de vista) de los excursionistas que se aventuran por los bosques del Montseny.

¿Versión oficial? Una niebla densa hizo creer al piloto que se encontraba cerca de Barcelona, inició el descenso y se estrelló de pleno contra la montaña. Lo curioso del caso, muy documentado en Internet, es que la torre de control de Sabadell le confirmó al piloto que, efectivamente, les veían en el radar y que podían iniciar el descenso puesto que sí, estaban muy cerca de Barcelona. Es evidente que desde la torre de control no vieron al Comet 4C en el radar pero… ¿entonces, qué vieron en su lugar? A día de hoy esta pregunta sigue sin respuesta.

¿Qué vieron en su lugar? A día de hoy esta pregunta sigue sin respuesta. - difunde       

En el lugar de los hechos

Ya conocíamos esta historia (y otras) desde hace mucho tiempo. Si sabéis como somos también sabréis que no pudimos resistir la extraña tentación de visitar el lugar donde todo sucedió. Vale la pena mencionar que finalmente los cuerpos no se repatriaron sino que fueron enterrados en el cementerio del pueblo vecino de Arbúcies, a unos kilómetros del lugar del impacto.

En su momento fue un accidente muy mediático, puesto que es uno de los accidentes aéreos más graves de la historia de España. Esto provocó que un sinfín de curiosos decidieran acercarse para contemplar la tragedia, y otros menos curiosos, con ánimo de llevarse pertenecías de los difuntos como macabro trofeo. Es por eso que, en cierto momento y de forma acertada en nuestra opinión, se ocultó la verdadera ubicación del impacto y se publicaron ubicaciones falsas, con el fin de distraer y confundir a los malhechores. Quien realmente debía conocer el lugar exacto, lo conocía.

Oculto y remoto en los bosques del Montseny encontramos el punto exacto del accidente.
Oculto y remoto en los bosques del Montseny encontramos el punto exacto del accidente.

Hoy en Internet aún encontramos confusión en los datos y no resulta nada fácil dar con la ubicación exacta. Por respeto a los familiares de la victimas y porqué creemos que es lo correcto tampoco la vamos a revelar nosotros, aunque destacar también que se trata de un lugar bastante remoto. Sí podemos deciros que en el lugar del impacto se levantó un monolito en honor a los fallecidos y, hoy día, aún hay familiares de los difuntos venidos desde Reino Unido que visitan el enclave. Allí perecieron nietos, hermanos, hijos, padres, madres, tíos, abuelos…

Os podemos asegurar que gente de la zona desconoce o dice desconocer el lugar exacto; no sabemos si por respeto o porqué “lo malo se olvida rápido” y no pasa de generación en generación. Sea como fuere, este artículo pretende ser un sentido homenaje a las víctimas de tan trágico suceso y sobre todo a sus familiares, quienes realmente sufrieron en primera persona momentos de auténtica angustia. Así como también destacar y agradecer desde la distancia la actitud heroica de todos los vecinos (con nombres y apellidos) de la zona que, en cuestión de horas, ayudaron a las autoridades del momento en todo lo que les fue posible.

En el lugar del impacto se levantó un monolito en honor a los fallecidos y a tan dramática tragedia.
En el lugar del impacto se levantó un monolito en honor a los fallecidos y a tan dramática tragedia.

Nuestra investigación

Ya muy bien documentados y tras unas horas de coche, nos dispusimos a adentrarnos en el bosque que sabíamos, con certeza, albergaba tamaña tragedia. Tras una excursión encontramos el lugar.

Empleamos todas las herramientas que solemos usar habitualmente, exceptuando los sensores infrarojos de movimiento ya que, pensamos, el bosque no era el lugar adecuado para su uso (fauna y demás).

Al llegar al lugar se tiene una inmensa (en negrita) sensación de tragedia, de inquietud y de soledad. Nos ponemos, realmente, en el lugar de las víctimas y nos preguntamos: ¿y si alguien sobrevivió al impacto? No lo encontraron, ya fallecido, hasta la mañana siguiente… no queremos ni imaginar esta posibilidad.

placa
La placa reza: “En el día 3 de julio de 1970 se estrelló un avión en este paraje en cuyo accidente perecieron 112 subditos británicos que recibieron cristiana sepultura en el cementerio de este municipio de Arbúcias. Descansen En Paz.”

Normalmente estamos rodeados de edificios en ruinas; allí estábamos rodeados de bosque y de soledad. Es una sensación bella, extraña y desgarradora.

bosqueadm
Acostumbrados a estar rodeados de ruinas y edificios abandonados, en esta ocasión estábamos rodeados de bosque y soledad.

Tras pasar allí y por los alrededores cerca de hora y media decidimos volver al vehículo. No obtuvimos nada con el sensor de campos electromagnéticos, ni con el termómetro ni la brújula y tampoco con las cámaras fotográficas y de vídeo. Las grabadoras de audio no registraron nada anómalo y la sesiones psicofónicas tampoco dieron ninguna respuesta. Sí pudimos percibir durante unos segundos y en varias ocasiones un olor dulzón no muy desagradable que, aunque no relacionamos con nada misterioso, sí encontramos curioso al menos y que nos llamó la atención.

A los pies del monolito la gente ha ido dejando restos del avión siniestrado así como pertenencias de los difuntos, como señal de respeto. Allí se amontonan restos de fuselaje, cables, zapatos, ropa... se dice que se encontraron restos del accidente a 500 metros a la redonda.
A los pies del monolito la gente ha ido dejando restos del avión siniestrado así como pertenencias de los difuntos, como señal de respeto. Allí se amontonan restos de fuselaje, cables, zapatos, ropa… se dice que se encontraron restos del accidente a 500 metros a la redonda.

Esta vez nos volvimos con las manos vacías en cuanto a material paranormal, pero con el alma llena de nuevas sensaciones y paisajes que solo enclaves como el Montseny pueden ofrecer. - difunde        Si teneís ocasión visitadlo porque os aseguramos que, como se dice, es el lugar ideal para “encontrarse con uno mismo” y fuente de incontables misterios como el que os acabamos de describir.

Nota: todas las fotografías de este artículo han sido realizadas por Archivos del Misterio, exclusivo propietario de las mismas.

4 Comentarios

  1. No tenía ni idea de lo sucedido. Tenia tres años cuando ocurrió. Conozco la zona y se de una avioneta que también se estrelló, y sé que no lo tuvieron fácil para encontrarla.
    Buen reportaje!

  2. El 8 de agosto de 2017 hicimos una visita al lugar del accidente. Que decir del lugar, rodeado de misterio después de casi 50 años, silencio, pequeños restos del fuselaje, plásticos y cristales, son fáciles de localizar y como no, por respeto los fuimos depositando al lado del monolito.
    Por los informes de la guardia civil que pude ver, fueron 113 fallecidos y en el avión viajaban 112 personas. Encuentro muchos misterios e incoherencias en la documentación de este caso…

Dejar respuesta