¿EL DINERO ES LA SOLUCIÓN A TODOS LOS MALES?
4.5 (90%) 2 votos

Ahora que se avecinan las próximas elecciones empezaremos a escuchar propuestas políticas de un lado y de otro. Los grandes líderes (y sus subordinados) aceitarán sus argumentos para captar nuestro preciado voto, y como la originalidad no es algo muy propio de las campañas electorales, apuesto a que nos van a decir cosas como las siguientes:

  • Nuestra propuesta es aumentar un x% el presupuesto sanitario, para construir más y mejores hospitales que garanticen la salud de toda la población (como todos sabemos, los hospitales se construyen para albergar a personas sanas, por lo tanto un aumento en el número de hospitales es un indicativo de que disfrutamos de una vida más saludable)
  • Es urgente y prioritario aumentar el presupuesto en partidas como la violencia de género, que es una lacra para nuestro país (como cualquiera sabe, el problema de la violencia intrafamiliar se soluciona básicamente con más campañas publicitarias y más dinero)
  • La educación en nuestro país se encuentra en una situación alarmante, y por ello nos comprometemos a duplicar el gasto en Educación en la próxima legislatura (obviamente, el conocimiento y la cultura de un país son una pura cuestión de números: más gasto, más conocimiento).

Dejando las ironías a un lado, la simpleza de estos argumentos me espanta y además, me indigna. Parece que nuestros líderes nos tratan como a niños de 10 años a quienes hay que presentarles la información en términos de blanco/negro o con relaciones causales de una sola dirección (más dinero –> mejor todo), y no a personas adultas que tienen capacidad de razonar, establecer relaciones complejas entre diferentes aspectos de la vida, y pensar creativamente.

Al final, lo que se nos dice desde el poder político, y lo que decimos también muchos de nosotros en nuestra vida cotidiana, es que todos los problemas son cuestión de dinero. Que basta inyectar más dinero a cualquier situación problemática de la vida para que ésta mágicamente se solucione. Como si el dinero fuera algo más que un vehículo de intercambio (muy útil, por cierto) y tuviera algún secreto poder… ¿Estamos locos o qué?

El dinero es importante, qué duda cabe. De hecho más que importante, es imprescindible, y es verdad que cuando hay dinero las cosas son más fáciles. No obstante, esto no implica que cualquier persona con dinero sepa solucionar sus problemas.

Utilizando un ejemplo culinario, es probable que un arroz cocinado con bogavante esté mucho más sabroso que un arroz caldoso al gusto de gambas, pero si damos los mejores ingredientes a alguien que no tiene ni idea de cocinar no existe un buen resultado posible.

Aunque aconsejable, no basta tener dinero para solucionar un problema. Lo que necesitamos tener primero es la solución de ese problema. Y luego ejecutar esa solución con los recursos disponibles, pero no es lógico poner dinero y LUEGO (si acaso, si hay tiempo, si procede) pensar la solución.

El dinero sólo soluciona nuestras vidas cuando va acompañado de lucidez, creatividad e inteligencia. - difunde        En manos inexpertas, es un recurso que se gasta inútilmente e incluso que genera un malestar aún mayor. Es notorio el caso de personas que han ganado cientos de miles de euros en la lotería y a los dos años no sólo lo han perdido todo, sino que se han visto inmersos en adicciones varias, disputas familiares, separaciones y una depresión galopante producto de todo esto.

Aunque todo esto que escribo aquí es una obviedad, me resulta paradójico que las personas nos contentemos con promesas burdas y simplistas que aseguran que nuestro bienestar individual y social se verá favorecido “a costa de incrementar el presupuesto en…” o “por medio de ciertas ayudas monetarias a…”. Sencillamente eso no es cierto. Aumentar un presupuesto o dar dinero no garantiza nada.

No sé ustedes, pero yo como votante necesito más. Necesito escuchar propuestas creativas e innovadoras (que me sorprendan, que amplíen mi visión de los problemas), sin que me hablen en principio de lo que va a costar implementarlas. Quiero realmente que me expliquen los beneficios y desventajas de cada una de esas medidas porque la vida es así, todo tiene sus puntos favorables y desfavorables, y hay que saber ambas partes para tomar una decisión consciente.

No sé si esto es mucho pedir pero me gustaría que quienes gestionan el dinero de todos sean personas formadas, sensatas, honestas, creativas, con pericia y sobre todo inteligentes.

Y me encantaría escuchar una solución compleja para los problemas complejísimos que asolan nuestra sociedad. La violencia, las enfermedades que no dejan de crecer como el cáncer, la deficiente calidad de la educación, la pobreza y la miseria de millones de familias, son asuntos tan complejos que me parece una broma que su solución se traduzca en un “es que necesitamos más dinero”. Igual no necesitamos más dinero. Igual necesitamos utilizar mejor el dinero disponible - difunde       . Igual lo que verdaderamente necesitamos es ampliar nuestro pensamiento para inventar soluciones valientes, ingeniosas y distintas a las que se han utilizado hasta ahora.

Pidamos más a nuestros representantes y ellos no tendrán más remedio que obedecer a nuestras órdenes.


Créditos de la imagen: World money de Japanexperterna.se, a través de Flickr Creative Commons

Compartir
Artículo anteriorZOMBIES EN LA VIDA REAL [+18]
Artículo siguienteVER, OÍR, CALLAR: LOS TRES MONOS DE EMOJI
Coach personal, profesora, investigadora y creadora de la página www.puedoayudarte.es. En Conspiración o Mentira me gusta tratar temas de actualidad y crítica social, que generalmente no abordo en mi blog. Respecto a mi trabajo, me dedico a ayudar a las personas inquietas e insatisfechas con su vida a recuperar la confianza, mejorar la autoestima y gestionar mejor su tiempo y energía. Me apasiona leer, escribir y aprender (tampoco le digo que no a un buen vino en un sitio agradable). Opino que no hay acción más relevante que conocerse a uno mismo y desde ahí construir nuestro proyecto de vida. ¡Te espero en mis artículos!

Dejar respuesta