EL FANTASMA DE FORT BRAVO
5 (100%) 2 votos

Andalucía es una de las regiones de España donde se concentran grandes dosis de historia y, por tanto, de misterio. En la provincia de Almería está ubicado el único desierto de Europa: el desierto de Tabernas. Es en el corazón de este recóndito paraje donde podemos hallar el poblado western Fort Bravo. ¿Hay un cowboy fantasma que merodea Fort Bravo?

Para los amantes del misterio es bien sabido que la comunidad autónoma de Andalucía dispone de un buen catálogo de lugares misteriosos. Normalmente asociamos el misterio a la historia de un lugar concreto.

En el corazón de Almería no solo encontramos el Desierto de Tabernas, una de las zonas de Europa más cálidas y con más horas de sol al año, sino que gracias a este bellísimo y único lugar traspasamos las puertas a un nuevo mundo. Misterio y cine se unen en Tabernas.

El Desierto de Tabernas, el oeste americano...en España.
El Desierto de Tabernas, el oeste americano…en España.

A medida que nos empezamos a adentrar en el desierto uno tiene la sensación progresiva de estar cambiando de país. El entorno se va transformando y, lo que antes era el “típico” paisaje andaluz, mientras avanzamos se va convirtiendo en la estampa propia del lejano oeste americano. No solo los montes adquieren los característicos badlands sino que también las edificaciones parecen transformase acorde al paisaje que las rodea.

El Desierto de Tabernas y el Cabo de Gata, en Almería, se han usado como escenario de grandes westerns. En la foto, Cortijo del Fraile, cercano a la población de Los Albaricoques (Cabo de Gata). Se rodó una de las escenas de El bueno, el feo y el malo (1966, Sergio Leone)
El Desierto de Tabernas y el Cabo de Gata, en Almería, se han usado como escenario de grandes westerns. En la foto, Cortijo del Fraile, cercano a la población de Los Albaricoques (Cabo de Gata). Se rodó una de las escenas de El bueno, el feo y el malo (1966, Sergio Leone)

El desierto de Tabernas (y toda la provincia almeriense, de hecho) ha sido aprovechado en multitud de ocasiones para rodar películas del género western. Primero fueron directores y productores americanos quienes se fijaron en él para, posteriormente, convertirse en un gran plató natural para todo tipo de películas. No vamos a enumeraros todas las películas que allí se han rodado, pero sí podemos aseguraros que debido a eso gran multitud de decorados (algunos muy realistas y elaborados) han quedado abandonados convirtiéndose en verdaderos (casi) poblados fantasma.

Poblado indio "fantasma", junto a Fort Bravo.
Poblado “fantasma” indio, junto a Fort Bravo.

Los poblados/decorados más afortunados han podido conservarse y, no solo hoy día se siguen usando para el rodaje de películas, sino que además pueden visitarse.

Uno de estos poblados es Fort Bravo (podemos avanzar que aquí se rodará próximamente parte de la exitosa serie Juego de Tronos). No es quizás el más suntuoso ni el más turístico pero sí el más original. Nada más poner un pie dentro del recinto tienes la absoluta certeza de estar en un poblado del oeste. Todo a tu alrededor es un decorado, y lo sabes, pero el nivel de detalle es tan alto que tienes la intensa sensación de estar en una película del oeste. A esa sensación debemos añadir el absoluto aislamiento del resto de poblaciones y carreteras; la soledad se acentúa mucho más.

La soledad en el poblado Fort Bravo puede ser notoria, sobretodo de noche.
La soledad en el poblado Fort Bravo puede ser notoria, sobretodo de noche.

Como os decíamos, Fort Bravo no es el poblado más activo ni turístico pero, en cambio, es donde en el pasado se han rodados más películas. Una de estas películas es 800 balas, de Álex de la Iglesia y protagonista de nuestra historia.

En Fort Bravo, como en el resto de poblados de pago, hay una serie de actores que a lo largo del día realizan distintos espectáculos. Huyen a caballo, se lían a balazos (balas de fogueo que, una vez terminado el espectáculo, podremos recoger del suelo y quedárnoslas como recuerdo) o tienen acaloradas discusiones y peleas en el saloon del pueblo. Son actores que se pasan allí todo el día; viven de eso. No solo se pasan el día cubiertos de polvo o vestidos de cowboy sino que además están rodeados de un entorno totalmente real y creíble. Lo viven; cada día. Se podría decir que viven en el far west… pero en el corazón de Almería.

Uno de los espectáculos de Fort Bravo. Actores en plena acción.
Uno de los espectáculos de Fort Bravo. Actores en plena acción.

Uno de estos actores fue Agustín Javier Gómez Mariño, más conocido como El Titi. El actor formaba parte de la plantilla de actores de los poblados del Desierto de Tabernas en el momento en que se decidió rodar la película 800 balas allí. Aunque no llevaba demasiado tiempo trabajado en Fort Bravo sí era un buen especialista en westerns.

Cinco años después de finalizar el rodaje de 800 balas El Titi falleció debido a un infarto durante uno de los espectáculos rutinarios de Fort Bravo que os hemos detallado anteriormente.

Y es aquí donde empieza la fantasmagórica historia de Fort Bravo.

Calle principal del poblado.
Calle principal del poblado.

Según se hizo público, el actor era un gran amante de su profesión y del spaghetti western. Se podría decir, como leemos en multitud de artículos, que el “show western” era su vida y el aislado poblado Fort Bravo el enclave ideal para vivir y llevar a cabo sus actuaciones. Tras su muerte, según libros especializados en misterios andaluces, los trabajadores de Fort Bravo empiezan a sentir extrañas presencias dentro del poblado - difunde       .

Algunos describen extrañas sombras de cowboy a plena luz del día, otros escuchan pasos fantasmales por las solitarias callejuelas y edificios y unos pocos confirman el inquietante contacto directo de una mano invisible. Así pues, decidimos poner rumbo a Fort Bravo para descubrir qué hay de verdad en toda esta ¿leyenda?

Fort Bravo está en medio del desierto de Tabernas, aislado del resto de poblaciones.

Nos impregnamos bien del entorno (calor, viento, polvo, silencio, soledad…) e intentamos ponernos en la piel de un auténtico vaquero o, al menos, en la de un habitante cualquiera de un poblado del oeste americano.

Pese al algarabío provocado por otros turistas que sin duda visitaban Fort Bravo con un objetivo bien distinto al nuestro pudimos encontrar rincones tranquilos y silenciosos que nos permitieron sentir el lugar y realizar breves sesiones psicofonicas de entre 3-5 minutos de duración cada una. Aprovechamos también estas ocasiones (contadas) para realizar vídeos cortos y barridos fotográficos en busca de siluetas extrañas o manifestaciones sospechosas. A menudo, en casos de presencias o sombras, el ojo humano las capta con dificultad y es más útil realizar gran cantidad de fotografías para cerciorarnos de aquello que nos rodea y podríamos no estar viendo directamente.

“…decidimos poner rumbo a Fort Bravo para descubrir qué hay de verdad en toda esta ¿leyenda?” - difunde       
El precio de la entrada a Fort Bravo incluye un paseo en carro por todo el poblado con uno de los actores. El actor que nos acompaña durante el trayecto nos va narrando la historia de cada decorado y nos explica qué trucos se realizaron para determinados efectos especiales.
Fue en ese paseo con uno de los actores cuando decidimos para preguntarle lo evidente, aprovechándonos de la “intimidad” y privacidad que nos brindaba tal situación. Tras su breve pero oportuna explicación sobre la historia del cementerio del poblado se hizo un silencio. En ese momento le soltamos la pregunta: “¿Es cierto que aquí, en Fort Bravo, hay un fantasma?” (un actor, compañero suyo, lo relató sin problemas en el programa Cuarto Milenio, de Iker Jiménez).

Los paseos en carro con uno de los actores pueden resultar muy interesantes para los más curiosos...
Los paseos en carro con uno de los actores pueden resultar muy interesantes para los más curiosos…

Su respuesta fue escueta y reflexiva: “bueno, esto es una leyenda…” y se sumió de nuevo en el silencio. Pero, justo cuando le íbamos a insistir, empezó a contarnos toda la historia. Lo cierto es que al lanzar la pregunta se quedó sorprendido, seguramente pensando algo parecido a “esto no es lo que me preguntan los turistas”. Nos sorprendió gratamente el hecho de que fue él solo quien animó a ampliarnos los detalles de la historia. Su insistencia en seguir narrando pese a que inicialmente no pareció darle mucho crédito a la “leyenda” nos hizo pensar que, efectivamente, podía haber algo de verdad en todo el asunto.
El actor (del que omitimos el nombre) nunca nos llegó a confirmar que él hubiera presenciado hechos paranormales pero, al final, tampoco nos lo negó.

El poblado, llamado realmente Texas-Hollywood incluye varios escenarios. En la foto el mítico Fort Bravo, donde han tenido lugar muchos de los extraños fenómenos.
El poblado, llamado realmente Texas-Hollywood incluye varios escenarios. En la foto el mítico Fort Bravo, donde han tenido lugar muchos de los extraños fenómenos.

Tras la visita al poblado nos marchamos de allí al anochecer y con una sensación agridulce. Contentos por haber visitado ese precioso y auténtico lugar pero con la sensación de que tan solo habíamos arañado la superficie de un misterio, quizás, auténtico.

Al revisar los audios, vídeos y fotos pudimos constatar que no habíamos obtenido nada destacable y digno de mención. Usamos también un detector de campos electromagnéticos que no ofreció, tampoco, resultados interesantes. Nos marchamos de allí con la sensación de que los trabajadores de Fort Bravo saben más de lo que cuentan y qué, de existir, el fantasma de Fort Bravo nos había sorteado con maestría.

Quizás sea sugestión o una leyenda pero es innegable que al estar allí e indagar un poco, uno se marcha con la sensación de que hay algo y nadie parece interesado en hablar de ello.
¿Seguirá el espíritú de El Titi vagando por Fort Bravo, su lugar favorito e ideal? - difunde        No lo sabemos, pero los más ligados al lugar parecen no querer negarlo en rotundo; tampoco afirmarlo.

Cementerio "mexicano" del poblado. En él descansan Tom y Jerry (almenos sus tumbas están allí)
Cementerio “mexicano” del poblado. En él descansan Tom y Jerry (almenos sus tumbas están allí).

Misterio aparte, la visita al poblado es totalmente recomendable y única en Europa. Hay otros poblados de pago en el desierto pero Fort Bravo es el más auténtico de todos ellos y quizás el que más historia y películas lleva a sus espaldas. Además disponen de bungalows para los que se atrevan a pasar la noche en un auténtico, solitario y aislado poblado del far west.

Casa de los hermanos Dalton. Fijaros en el tamaño de los arcos.
Casa de los hermanos Dalton. Fijaros en el tamaño de los arcos.

Finalmente queremos destacar que no todos los poblados en el Desierto de Tabernas son de pago. Hay algunos abandonados (-ver final de página-) en estado ruinoso que merece la pena visitar como el poblado/decorado Fuerte El Cóndor, solo accesible a pie después de una excursión de unos 60 minutos. Otros, al estar abandonados y tratarse de decorados ya se han venido casi completamente abajo y son poco o nada visibles.

Casa de construcción oriental. El aspecto descuidado de las mismas está hecho a propósito; dotándolas de realismo durante el rodaje de películas y anuncios.
Casa de construcción oriental. El aspecto descuidado de las mismas está hecho a propósito; dotándolas de realismo durante el rodaje de películas y anuncios. Al final de la calle el Saloon; junto con la piscina-bar los lugares más animados del poblado.

Desde Archivos del misterio y Conspiración o Mentira os animamos a visitar el Desierto de Tabernas y experimentar por vosotros mismos el misterio que pueden “encerrar” sus solitarias ramblas y poblados. ¡Es un lugar único en Europa!

Nota: todas las fotografías de este artículo han sido realizadas por Archivos del Misterio, exclusivo propietario de las mismas.

Dejar respuesta