EL FENÓMENO DE LAS MANOS AZULES
5 (100%) 1 voto

Mi primer contacto con este fenómeno tan peculiar, raro o poco frecuente, lo tengo muy presente ya que, en mi caso, fue el origen o desencadenante para dar comienzo a una lucha tras un diagnostico médico certero, con rumbo a una enfermedad poco frecuente que padecen una de cada cinco mil personas, la esclerodermia.

Una fría tarde de enero del año 2006, tras soltar el volante de mi coche, con prisas para no llegar tarde a mi puesto de trabajo y poder entrar en calor lo antes posible, noté que mis dedos índices y pulgares de ambas manos estaban completamente dormidos, no los sentía, y de un color blanco pálido… fuera de lo normal. Empecé a frotarme las manos, mientras entraba asustada en la oficina. Mi primera reacción fue enseñarle los dedos a mi compañero de trabajo… y él, ojiplático, le quitó hierro al asunto diciéndome aquello de “¿¡dónde has metidos los dedos Gema!?”.

.

Puse mis manos encima del radiador que, a pesar de no tener ni la más mínima idea de lo que me sucedía, porque nunca me había pasado hasta aquel día, pude relacionar todo eso con el frío y la falta de riego sanguíneo. Mal encaminada no iba. Ahora bien, cuando de golpe pasaron mis dedos pálidos a un color azulado - difunde       , cianótico, puse el grito en el cielo; mis dedos seguían dormidos y no podía desempeñar correctamente mi trabajo con el ordenador. Mi compañero, preocupado, recuerdo que me prestó los guantes de su moto, y volví a poner las manos en el radiador. Al cuarto de hora noté que mis dedos empezaban a hormiguear, a coger color, un color rojo intenso, me dolían… pero me calmé al observar que volvían a su estado normal. Desde aquella tarde el fenómeno me aparecía con mayor frecuencia y, para colmo, en todos los dedos de la mano. Fue entonces cuando decidí visitar a mi médico.

DIAGNOSTICO: Fenómeno de Raynaud. - difunde       

raynauds¿Qué es? Es una afección en la cual las temperaturas frías o las emociones, nerviosismo, juegan un papel importante a la hora de provocar espasmos vasculares, vasoconstricción, que bloquean el paso del riego sanguíneo a los dedos de la mano, pies, orejas, nariz…. zonas donde los capilares son más pequeños.

Existe el fenómeno de Raynaud primario, que simplemente se manifiesta sin que haya otra enfermedad que lo cause de por medio. Y el Raynaud secundario que, como ganadora de una lotería, pero al revés, fue mi caso y primer síntoma de la esclerodermia. (Ojo, estoy escribiendo mi caso, no tiene porqué a toda persona sintomática sucederle lo mismo)

Me lo diagnosticaron con una prueba llamada capilaroscopia, a través del aparato que utilizan para ello: el capilaroscopio.

Como tratamiento me enviaron vasodilatadores orales pero, sinceramente, en mi caso, mi mejor remedio han sido las manoplas de lana, los manguitos, gorros, calentadores de acetato de sodio y como remedio medicinal tópico la nitroglicerina en crema (con receta médica).

La falta de riego en esas partes del cuerpo puede ser peligrosa ya que la piel no recibe el oxígeno ni las vitaminas que necesita (por eso su color azul) y pueden aparecer las molestas y dolorosas úlceras.

PERO, ¿QUIEN DESCUBRIÓ ESTE FENÓMENO?

Dr_Auguste_Gabriel_Maurice_RaynaudMaurice Raynaud, según cuentan, un hombre de carácter intachable y  de gran integridad, fue reconocido por sus numerosos logros inusuales intelectuales. A parte de ejercer su profesión como médico, fue considerado un filósofo, sabio y entendido en letras.

Su descubrimiento fue a raíz de toparse, a finales del año 1850, con una joven  de 27 años que acudió a su consulta porque notó que los dedos de ambas manos se le palidecieron y pusieron muy fríos. Con el paso de las semanas, las puntas de los dedos cambiaron a un color negro. Era un caso extraño que dejó perplejo a un joven Dr. Raynaud: una paciente con signos evidentes de gangrena espontánea y dolorosa, sin causa aparente, ya que la paciente parecía saludable y con un buen pulso en sus muñecas, lo que indicaba buen suministro de sangre en sus manos por lo que no le encajaba que no le llegara bien a los dedos. Raynaud asoció este misterioso fenómeno a varias enfermedades que se manifestaban en aquella época, pero ninguna de ellas le servía para encajar esos síntomas tan extraños que padecía su joven paciente.

Raynaud quedó impactado con el caso: una gangrena intermitente en las puntas de los dedos, con cambios de coloración, y que se manifestaba con el frío y el estrés.
Tras ese caso, siguió estudiando a más pacientes con el mismo diagnóstico e, incluso, descubrió que el fenómeno se manifestaba también en nariz, orejas, dedos de los pies, cara. Evidentmente se trataba de una vasoconstricción pero el doctor aún sus dudas.
Para entones, otro médico francés, Claude Bernard, descubrió el sistema simpático, un conjunto de nervios que, cuando se activan, pueden llegar a contraer las arterias, las conductoras que llevan la sangre y la suministran por todo el cuerpo mediante los vasos sanguíneos.
.
Gracias a su colega, Raynaud halló su respuesta. Los nervios simpáticos tenían que ser hiperactivos, poniéndose en acción con cambios de temperaturas frías o en situaciones de estrés estrangulando esos vasos sanguíneos, provocando una mala circulación sanguínea, cambiando de color y temperatura los miembros afectados.
.
Finalmente publicó sus pensamientos en forma de tesis en el año 1862, llamada “Asfixia local y gangrena sistémica de las extremidades” - difunde       .
ray
Inevitablemente se conoce a la enfermedad como Síndrome o Fenómeno de Raynaud.
.
Espero que os haya aportado este artículo. Cuando me diagnosticaron Síndrome de Raynaud sentí una gran curiosidad por conocer quien se escondía detrás de ese nombre y cómo lo hizo para conseguir su primer diagnóstico. Recuerdo que me dijeron, en una ocasión, que seria un aburrimiento averiguar la historia de este señor, que eso no me serviría para curarme. Pues hice oídos sordos a ese comentario y ahora estoy compartiendo su historia en esta web con todos vosotros.
Con cariño.
Gema 😉

5 Comentarios

  1. Que nunca nos falte la curiosidad Gema. Saber quién era Raynaud o Sjögren no nos va a curar. Pero sí ampliar nuestros conocimientos 🙂

  2. Hiciste muy bien averiguando, Gema, yo tampoco soporto la incertidumbre y menos en cosas que nos afectan en primera persona.
    Muy bien explicado todo, tu caso y la razón científica, gracias por ello y muchos ánimos.

    Besos, guapa

    • Gracias a ti Chelo!! da gusto toparse con personas que no se cierran en banda, ante temáticas que no tienen nada que ver con las suyas!! Eso es un gustazo y lujazo!! Ahí está la riqueza!!
      Muas!!

  3. Muchas Grasias.Gema por lo que as escrito yo padezco de este síndrome de Reynaldo.y me servirá toda esta información…..

Dejar respuesta