En la piel de Johannes Gutenberg
Valora este post

imprenta gutenbergy la imprenta moderna de tipos móviles

Desde los últimos tiempos de dominación visigoda, multitud de hombres a lo largo de la historia, y sobre todo frailes, cientos, miles quizás, copiaron en los monasterios con sus letras y sus sentidos infinidad de obras que enriquecieron sus almas y las nuestras. Era la única manera de difundir y copiar la obra cultural en aquel entonces. Gracias a ellos disponemos de multitud de obras que de otro modo no hubieran trascendido, habiendo dejado a nuestra cultura seca, muerta y olvidada durante siglos en ese vacío y oscuro cajón llamado tiempo.

Gracias a su ascética labor somos un pueblo más culto y más conocedor de su pasado, habiendo esperado que siempre fuera todo ése un conocimiento enriquecedor y positivo.

monjes escribanos

Quizás en algún momento alguno de aquellos monjes lo había podido imaginar. Otros, quizás, no habrían sido capaces ni de vislumbrarlo. Por lo general, además de seguir disciplinadamente una vida monacal, en sus momentos de estudio se dedicaban a leer y copiar automáticamente, leer y copiar, leer y copiar. Vaciaban el tintero de negra tinta santa a la vez que llenaban sus almas de júbilo y conocimiento tanto. Debieron de pasar algo más de nueve siglos en Europa, para que ese panorama de escritura manual cambiase.

No obstante en China, ya en el 583 de nuestra era, los monjes budistas habían desarrollado los primeros experimentos exitosos con caracteres de imprenta tallados en tablas de madera con los que se imprimieron textos y dibujos en papel de trapos y sedas. Se vino a denominar xilografía. En 1043, Bi Cheng (1016-1076, aprox.), inventor chino, desconocido plebeyo, fue más allá y modeló lo que podrían ser los primeros caracteres móviles de imprenta, con cubos de porcelana china sobre los que colocó hierro que luego calentó.

Y esos, ya más avanzados mecanismos de impresión, pudieron, quizás, trascender, cuatro siglos más tarde, en alguien que estaba por llegar.

china imprenta

No se sabe exactamente, pero sí que fue entre 1394 y 1399, cuando vino al mundo, en Maguncia, en el Suroeste de Alemania, Johannes Gensfleisch zur Laden, hijo de un maestro orfebre patricio, director que fue de la Casa de la Moneda alemana. Su madre, Elsgen Wyrich, la segunda mujer del noble maestro, también burguesa, aportó al matrimonio su mansión, Zur Gutenberg, donde nació el pequeño Johannes y de donde finalmente tomó su apellido, hecho éste último que ya fue todo un consonante avance para el mundo de la comunicación.

Nada más nacer a sus padres ya les dio una grata impresión y por eso su patriarca le inculcó, desde muy joven, el arte de la orfebrería y la factura de moneda, acuñando en él un semblante entusiasta y de pasión por su oficio.

Su infancia fue el recuerdo de un patio con buriles, moldes, matrices, punzones… Eran artesanos, orfebres, escultores. Aquella atmósfera forjó, sin duda, aquel hombre de su talla. Johannes Gutenberg se fue convirtiendo así, poco a poco, en el gran maestro que llegó a ser.

En su juventud viajó por Holanda, Italia y Suiza, consolidando así una formación extraordinaria. En 1428, las revueltas violentas entre dos comunidades alemanas, de antaño, rivalizadas, con imposición de los gremialistas contra los patricios, motivaron la desaparición de Gutenberg durante cuatro años, al ser él, como decíamos, descendiente de patricio. Nadie sabe qué fue de Johannes durante esos cuatro años de madura existencia.

¿Viajó Gutenberg a Oriente donde se impregnó de todo aquel conocimiento sobre impresión de caracteres? ¿O fue la obra del alemán producto de su propia habilidad, imaginación e ingenio?

gutenberg imagen

Es una suposición, pero, ya un siglo atrás, Marco Polo había dejada marcada en el mapa la Ruta de la Seda, con vía directa hasta Pekín. En cualquier caso, también podría haber obtenido información de buhoneros y comerciantes de aquella ruta.

A partir de 1434, reaparece de nuevo en su ciudad. Algunos documentos lo corroboran. La mayoría son reconocimientos de deuda. Acostumbrado a pedir préstamos, es notorio que Gutenberg los firmó a lo largo de toda su vida. Algunos, irónicamente por la pasión a los tipos móviles que adquirió Gutenberg, decían que pedía tantos préstamos porque le gustaban mucho las letras. Parece que también existe una demanda de una Srta. Emelin, contra él, por incumplimiento de compromiso matrimonial. Por aquel entonces podría estar ya maquinando su impresionante idea Johannes y a su prometida le podría  haber sentado muy mal que éste le abandonara por su incesante trabajo o por la razón que fuese.

Y aquella idea, que siempre fue mantenida por Johannes con el más estricto secreto, solo empezó a perfilarse a través del denominado proceso de Estrasburgo de 1439. Desavenencias, en los acuerdos llevados a cabo con tres socios industriales que financiaban su actividad, le llevaron a un proceso jurídico que desveló el carácter de su gran proyecto, y que, finalmente, arrojó veredicto a favor del maestro.

En 1444 vuelve a desaparecer un Johannes cuarentón, habiéndose hallado constancia de su inscripción en una lista de hombres útiles para combatir contra las tropas del Conde de Armagnac.

En 1450, se le localiza tras comenzar una campaña de recaudación de fondos entre socios, prestamistas, avalistas. Así consigue el maestro ir dando forma a su ya maduro proyecto y en 1455, tras tan larga y misteriosa laboriosidad en secreto, sale a la luz su “Biblia de Gutenberg” o “Biblia de Mazarino”, por encontrarse en la biblioteca de aquel cardenal, ó también denominada “Biblia de 42 líneas”, por ser 42 el número de líneas por cada una de las 1280 páginas de las que consta la obra, versión latina de las Escrituras de San Jerónimo. La obra, que era la primera obra latina impresa con caracteres o tipos móviles de metal fundido, se limitó a 120 ejemplares en papel y a otros 20 en pergamino que vieron la luz. Fue la obra maestra de Gutenberg. Se emplearon cinco millones de tipos móviles en su impresión.

biblia gutenberg

La técnica se dispersó rápidamente por Alemania y luego fue llegando a toda Europa, a Italia, en 1465, a París, en 1470, a los Países Bajos, en 1473 y a Inglaterra en 1476. A España llegó de mano de alemanes, principalmente. La primera imprenta española se fundó en Segovia, en 1472, y posteriormente la Maestría llegaría a Barcelona y Valencia, en 1473, a Zaragoza, en 1475, a Sevilla, en 1477, y a Salamanca, en 1480. Al final del siglo XV existían diecisiete imprentas más en toda la geografía española.

Su éxito y sus compromisos financieros iban haciendo que cada día tuviera Johannes que trabajar más y más duramente. Gutenberg tenía ya casi sesenta años.

Y tú, ¿qué habrías hecho? - difunde       

A. Te sientes agobiado profundamente por la presión de uno de tus socios. Quiere que produzcas más en menos tiempo, como si no se acordara de aquellos momentos en que los monjes cistercienses tardaban meses en copiar un solo libro. Ni si quiera agradece un ápice tu esfuerzo y se empeña en que eres un espécimen asalariado mantenido por su capital. Le plantas cara al infortunado asociado y le dejas claro quién es el autor del invento. ¡Basta ya de tanta mezquina explotación empresarial!

B. Hastiado por la presión de tus socios y abatido por las deudas, decides abandonar y huyes en secreto, esta vez, a un monasterio. Allí, entre el descanso espiritual y la meditación trascendental, quizás puedas ver un horizonte más claro y católico para tu jubilación. O a lo mejor puede volver a surgir una nueva oportunidad en tu vida tras ver una luz misericordiosa que alumbre de nuevo tu, ya hasta ahora, impresionante camino.

C. Decides dar un vuelco a tu vida y volver con aquella, la que un día fue tu prometida. La localizas en una ciudad próxima y, tras explicarle que como tu carácter de hierro es móvil y ahora se vuelve tierno y te sientes enamorado y completamente arrepentido, le prometes que no vas a volver a trabajar más en la imprenta y que te vas a dedicar a vivir solo de las rentas de su acaudalada familia, a la cual procurarás, eso sí, muy buena impresión. ¡Dejaré de sudar tanta tinta, para impregnar mi carácter solo en ti, tonta! ¡En el fondo eres un romántico!

Dejar respuesta