LAS HURDES; BELLEZA Y MISTERIO
5 (100%) 2 votos

No se nos ocurren mejores adjetivos para definir lo que para nosotros suponen Las Hurdes que los que hemos escogido para el título de nuestro artículo.

Este no es un artículo sobre una de nuestras investigaciones, esto es una declaración de admiración, amor y respeto hacia un territorio y sus gentes, que nos cautivaron desde el primer minuto en que pusimos los pies en esa aislada pero bella comarca.

Al llegar a Las Hurdes sentimos dos sensaciones bien diferenciadas.

La primera de ellas fue de sorpresa: aquel paraje no era para nada como habíamos imaginado. Si alguna vez os habéis interesado sobre este territorio es posible que tengáis una idea errónea de su cultura, gentes y orografía. Y esto, apreciado lector, tan solo se descubre al ir hasta allí. Torrentes donde abunda el agua (y escasea en verano), rincones verdes bellísimos y sí, pizarra, mucha pizarra.

La segunda sensación es algo más complicada de definir. Pese a que ante nosotros se abría una bella comarca sabíamos y sentíamos que un halo de misterio se cernía sobre cada rincón. Las Hurdes son más bellas de lo que creíamos, y más misteriosas de lo que pensábamos. - difunde       

Cada rincón en Las Hurdes está envuelto en un halo de belleza y misterio.
Cada rincón en Las Hurdes está envuelto en un halo de belleza y misterio.

Planeamos muy bien nuestro itinerario para que ningún rincón nos fuera olvidado y pudiéramos saciar nuestra curiosidad. Visitamos enclaves muy conocidos, de visita obligada, pero también otros más ocultos, difíciles de localizar para el turista de “a pie”. Nuestro objetivo era conocer, libros de viaje en mano, el máximo posible sobre las Hurdes, sus tradiciones, sus misterios y sus gentes. Y creemos que, en gran medida, cumplimos nuestro objetivo. Y es por eso que os podemos confirmar que muy pronto volveremos allí para, esa vez sí, llevar a cabo una de nuestras investigaciones y, esperamos, valdrá la pena. Así, este artículo es tan solo la introducción, el preludio, de una de nuestras futuras investigaciones. Creemos que Las Hurdes merecen que sea así.

En las Hurdes pasamos unos días fantásticos en los que pudimos descubrir, como hemos comentado, enigmáticos rincones.

Hurdes Bajas y Hurdes Altas

Podemos dividir las Hurdes en dos partes: Las Hurdes Bajas y Las Hurdes Altas.
En las Hurdes Bajas se encuentra la mayor parte de la población y donde podríamos decir que hay más actividad. Hay, en ellas, bellos rincones como el pantano Gabriel y Galán en cuyas inmediaciones se han avistado en más de una ocasión y por múltiples testigos extrañas luminarias surgidas de las profundidades de dicho embalse. Nos encontramos también con preciosos pueblos, unos más grandes que otros, como Rivera Oveja, Caminomorisco o Pinofranqueado (capital) entre muchos otros.

Pero, sin duda alguna, la alquería (aldea, pueblo) que nos robó el corazón de las Hurdes Bajas fue Horcajo, fronterizo con las Hurdes Altas y que nos permite el acceso al pueblo abandonado de El Moral.

Horcajo, típica aldea de las Hurdes es una de las puertas a El Moral y a las Hurdes Altas.
Horcajo, típica aldea de las Hurdes, es una de las puertas a El Moral y a las Hurdes Altas.

Imaginad un pueblo aislado, situado en un estrecho y verde valle y flanqueado por ambos lados por dos preciosos ríos; ese pueblo fue (es) El Moral. Con las comodidades modernas actuales, en nuestra opinión, el paraíso en la tierra.

El Moral hace frontera con las Hurdes Altas. En ellas la población disminuye y sus alquerías están más aisladas. Esto permite al viajero empezar a degustar, disfrutar, de las auténticas Hurdes. En las Hurdes Altas cada pueblo es un tesoro que alberga más misterios que el pueblo anterior. Recorrimos Vegas de Coria, Rubiaco, La Batuequilla (diminuta y preciosa aldea), Aceitunilla, Asegur (pueblo brujeril), Carabusino, Riomalo de arriba, Martilandrán… hasta acabar en El Gasco, famoso por su monte “El Volcán” y por el chorro de la Miacera que, según cuenta la leyenda, alberga una profunda cueva con un tesoro en su interior.

Chorro de la Miacera, muy cerca de El Gasco. Según cuenta la leyenda en esta caída de agua hay una cueva oculta con un tesoro en su interior...
Chorro de la Miacera, muy cerca de El Gasco. Según cuenta la leyenda en esta caída de agua hay una cueva oculta con un tesoro en su interior…

Tuvimos la suerte de poder recorrer Las Mestas, pueblo de entrada a las Hurdes por su acceso norte, y Las Batuecas, región situada en la Sierra de Francia desde donde se nos permite ver la comarca de las Hurdes entera. Nosotros nos atrevemos a describir Las Batuecas como uno de los rincones más mágicos y enigmáticos que hemos podido visitar.

Rio Batuecas, un paraje precioso y absorbente.
Rio Batuecas, un paraje precioso y absorbente.

Cada uno de los pueblos de las Hurdes es un nido de misterios y el paisaje acentúa esa sensación. Cada pueblo dispone de más misterios y leyendas que el anterior y esto es algo muy difícil de encontrar hoy día. En toda la comarca (especialmente en la zona alta) se puede seguir respirando ese ambiente añejo, original, rural, único y bello que solo una región como Las Hurdes nos puede ofrecer.

La Carbochá

Al estar en fechas señaladas y por nuestro carácter curioso nos gustaría hablaros sobre una de las tradiciones más bonita y “mística” de Las Hurdes. Hablamos de La Carbochá.
Dicha festividad, más conocida como El Mangosto, se celebra la noche del 1 de noviembre, el día de Todos los Santos. Digamos que es una tradición que tiene dos caras; nos explicamos.

Por un lado la festividad consiste en asar castañas en un fuego al aire libre al caer la noche. Dichas castañas han de ser recogidas durante la tarde por parejas de jóvenes (chico y chica) de la alquería, que aprovechan dicha “recolección” para conocerse, flirtear e iniciar un posible romance. Al caer la noche los jóvenes deben volver a la aldea con la mercancía para empezar su asado. Toda la aldea come las castañas junto al fuego y hablan de sus inquietudes, aventuras y sentimientos.

Pero, por otro lado, la leyenda y tradición nos dicen que dichos fuegos también disponen de una función curativa; las almas errantes benditas de las aldeas acuden a ellos para calentarse, alcanzar la paz y lograr el tan ansiado reposo.

Así pues, dicha festividad no solo sirve para incitar a la armonía vecinal, sino que también busca la armonía y el reposo de aquellos aldeanos y vecinos que ya han traspasado a ese otro lado. Todos, vivos y muertos, viven y conviven en paz.

Querido lector, si has leído nuestro artículo hasta aquí es que en verdad te interesa. Te animamos a visitar Las Hurdes porqué te aseguramos que si das dicho paso no te vas a arrepentir. Podemos recomendarte muchos libros sobre ellas: El paraíso maldito (Iker Jímenez), Las Hurdes: Clamor de piedras (J. Antonio Perez Mateos), Caminando por Las Hurdes (Antonio Ferres y Armando López Salinas) o Las Hurdes: Tierra sin tierra (Víctor Chamorro), pero ninguno de estos libros conseguirá transmitirte las sensaciones del haber estado tu mismo allí. Las Hurdes hay que descubrirlas, y si es con uno de estos libros bajo el brazo mucho, muchísimo, mejor.

Una experiencia única…

Para acabar, amigo lector, queremos pedirte un favor. Hay un famoso “dicho” en Las Hurdes; dice así:

¡No hay cosa que más despierte, que pensar siempre en la muerte! - difunde       
Tras leer esta frase, contempla esta imagen, estampa típica de las aldeas hurdanas:

horcajo

Y, a continuación, con la imagen y la frase en mente, cierra los ojos e imagina que te encuentras allí, en una aldea que duerme durante una noche fría de otoño o invierno, en total silencio y soledad cuando, a lo lejos, empiezas a oír este cántico hurdano resonando por sus angostos y misteriosos valles:

Si no has sentido una extraña e inquietante sensación tras eso, no vayas a las Hurdes, no las vas a entender. En caso contrario, ¿qué haces aún delante del ordenador, querido lector?

Las Hurdes desde la sierra. En esas montañas y valles aguardan multitud de misterios al caer la noche...
Las Hurdes desde la sierra. En esas montañas y valles aguardan multitud de misterios al caer la noche…

Nota: todas las fotografías de este artículo han sido realizadas por Archivos del Misterio, exclusivo propietario de las mismas. *Pedimos disculpas por la calidad; han sido realizadas todas únicamente con la cámara de un Iphone 4S.

Fuente audio: Milenio 3, Cadena SER.

3 Comentarios

  1. Me encanta esta temática! Me atrae de siempre! Porque para las personas que no tenemos esa oportunidad de adentrarnos físicamente con profundidad en esos bellos y misteriosos rincones, si está bien definido, como es el caso de éste artículo, nos ayuda a aprender e incluso a viajar mentalmente hacia esos mágicos rincones, que no se encuentran tan alejados de nuestra casa!
    Mi referente, mi hermano, con alma de explorador, viajó a las Hurdes y alrededores, hace ya algunos años y al igual que vosotr@s, vino maravillado, de esos rincones a la vez tétrico, bello..la naturaleza y la cultura tan peculiar de su gente!
    Me inscribo! Me ha gustado conocer esta web!
    Saludos! 🙂

    • Bienvenida a tu hogar entonces! 🙂

      Sara y Guillem son muy buenos en trasladarte mediante la palabra al entorno y hacerlo muy vívido. Por cierto, he visitado tu blog y me ha gustado mucho. Quizá te gustaría aportar tu granito de arena en el proyecto. Escribes muy bien y tienes las ideas muy claras.

      Saludos!

  2. Muchas gracias!! 🙂 no creas que a veces suelto cada patata caliente!! Jejeje!! Pero bueno de los errores, se aprende!
    Siento una curiosidad enorme sobre quien se encuentra tras el hombre de blanco! Y me asaltan muchas preguntas!! He leído el proyecto y me parece fantástico, la temática de reflexiones y emociones…me encanta, y es lo que más toco en el blog!
    Ahora bien, qué he de hacer para aportar mi granito de arena? Espero que sea, de una forma equilibrada y honrada!!! Que gato escaldado del agua fría huye!!!!!
    Saludos!!!!

Dejar respuesta