LAZOS INCONDICIONALES
5 (100%) 2 votos

¿Qué es la amistad? ¿Un puente entre dos almas que se entienden y apoyan la una a la otra pase lo que pase? ¿Dónde las risas, las confidencias hacen del día a día un día más bonito, más rosa y menos gris?

¿O, por el contrario, es la tendencia ruinosa al “ahora te necesito, pero mañana no”? Puedo llorar hoy en tu hombro, pero mañana me iré de nuevo por aquello por lo que lloré.

¿Se subestiman demasiado las emociones ajenas y las relaciones que compartimos con estas? ¿Nos hemos vuelto más imperfectos de lo que éramos? ¿O estamos perfeccionando nuestro propósito de ser y sacar lo peor de nosotros mismos? A veces, las personas pueden sorprenderte cuando, sabiendo que en el mar hay pirañas, deciden meterse - difunde       .

amigos

Siempre serán sus decisiones, está claro. ¿Pero, hasta qué punto la amistad que te une a esa persona ha de hacer que tú también peligres? ¿Deberías de meterte en el río para ayudarla a escapar de las pirañas? ¿O debes dejarla ahí para que aprenda?

¿Cuál es el punto clave para parar una situación inconexa? - difunde       

A esa última pregunta, tengo la respuesta: hasta que no puedas más. Hasta que tú peligres más que ella. Si alguien no se quiere a sí mismo, deja de ser un problema tuyo. Tu deber es siempre amarte. Si no has podido inculcar en alguien los valores por los cuales la vida te va bien, si no ha sabido verlos o valorarlos o si simplemente esa persona tiene una actitud arrolladora cual tornado quítate de en medio, porque puede que te arrastre en el intento de querer estar a su lado y velar por su bien.

Si alguien no se quiere a sí mismo, deja de ser un problema tuyo - difunde       

Siempre, siempre, siempre, que te vaya mal en la vida, que algo te ocurra y te haga daño, sea físico o emocional, hay que hacérselo mirar. Como en las enfermedades, el cuerpo te avisa de que algo no está bien y has de ir al médico para ver qué ocurre. Aquí ocurre lo mismo, si te va mal, si tienes problemas, háztelo mirar, porque tal vez las decisiones y acciones que estés tomando en la vida, estén en contra del curso natural de lo que debe ser la felicidad, el cual es el estado pleno de la conciencia, alma y mente.

amigas

Cuando hay un problema, hay que enfrentarlo, no envolverse con él cual manta que te calienta en la fría noche de primavera. Ya que, si es primavera, esa manta sobra.

Tu deber como buen ciudadano, es hacer lo que esté en tu mano siempre, tanto por ti mismo, como por los demás. Los milagros mejor se los dejamos a Dios.

La inteligencia, en toda su amplitud significativa, es un requisito imprescindible para actuar en la vida con sentido común.

2 Comentarios

  1. He tenido esa experiencia en dos ocasiones, como amiga de quien no se quiere ayudar. Es difícil y doloroso dejar marchar a un amigo, pero como bien dices, cuando se trata de elegir entre tu integridad como persona y sus torbellinos emocionales, siempre debes ganar tú mismo. Buen artículo, enhorabuena 🙂

Dejar respuesta