Valora este post

Las historias como esta gustan de leer y son de fácil recuerdo. De algún modo son bonitas pues llevan consigo una cierta justicia poética: gracias a que el padre de Fleming salvó al hijo de Churchill éste le pudo dar estudios al suyo para que, más adelante, fuera Fleming Junior quien salvara de nuevo la vida de Churchill… ¿tú también lo ves verdad? Eso es Maat; equilibro.

[caja-hombre] Este artículo supone la continuación de “¿Los Fleming Salvaron la vida a Winston Churchill?“, si no lo leíste en su día es un buen momento para hacerlo 😉 [/caja-hombre]

Aunque esto rompa la magia, lo sé, me gusta investigar e ir más allá de lo que escucho, de lo que me cuentan. La gran mayoría de estas investigaciones no puedo hacerlas sobre el terreno como sí hacen mis colegas de Archivos del Misterio pero aún así me documento y busco en todos los recovecos de la habitación para asegurar que no me dejo nada.

Así que va, al lío.

¿Salvó el padre de Alexander Fleming a Winston Churchill?

Lo primero que he hecho es saber dónde y cuándo nacieron ambos personajes en cuestión para comprobar si, por edad, la historia es factible.

Winston Churchill: 30 de Noviembre de 1874 Woodstock (sur de Reino Unido)

Alexander Fleming: 6 de Agosto de 1881 Lochfield Woodstock (sur de Escocia)

De buenas a primeras podemos ver que los dos protagonistas nacieron en lugares bastante alejados entre sí. Aunque esto no hace imposible que en alguno de los muchos viajes que hizo el respetado y solicitado padre de Churchill su vástago lo acompañara, los registros indican todo lo contrario: pasó de los 2 a los 6 años en Dublín y veía muy poco a sus padres. Se dice que ya desde pequeño Churchill fue un niño soberbio y arrogante y que la muerte de su padre a los 45 años de edad le hizo reafirmarse en esa postura. Quería dejar su impronta en la historia y quería hacerlo rápido, pero eso ya es otro tema…
Winston Churchill

Otro dato a tener en cuenta es que el padre de Alexander Fleming murió cuando éste tenía 7 años. Como Fleming nació 7 años después de que lo hiciera Churchill, por edad el mito es viable. Suponiendo que el padre de Fleming salvara a Churchill con 12 años, el pequeño de los Fleming tendría 5. ¿Por qué él y no uno de sus hermanos mayores recibiría el beneplácito de la familia Churchill? Bueno, supongamos que era el que estaba en casa en ese momento, no nos pondremos quisquillosos con esto.

La realidad es que si esto fuera cierto y Randolph Churchill hubiera pagado los estudios a Fleming, es un poco estúpido por parte de éste trabajar de los 16 a los 20 años en una oficina de envíos para costearse los estudios.

El mismo Alexander Fleming, en una carta que envió su amigo y colega Andre Gratia calificó esa historia de “maravillosa fábula”.

penicilina fleming

Todos esos datos no cierran por completo la posibilidad de que el hecho ocurriera, pero sí que lo hacen sumamente improbable. Siguiendo el axioma de la Navaja de Ockham, en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la correcta. - difunde       .

¿Salvó Alexander Fleming a Winston Churchill?

Dando por cerrado la primera parte del mito/historia pasemos a analizar la segunda, la cual nos cuenta que gracias a que Alexander Fleming inventó la penicilina Churchill sobrevivió a la dura enfermedad que le sobrevino durante una de sus campañas en Cartago (Túnez).

Aquí los datos son mucho más claros y exactos pues por aquel entonces ambos eran personajes de reconocido prestigio y sus movimientos estaban ya mucho más documentados.

Aunque la penicilina fue descubierta en 1928 y Winston Churchill cayó enfermo en 1943, su médico personal Charles Wilson (Lord Moran) no tenía ninguna experiencia con el uso de la penicilina así que lo trató con sulfamidas. La confusión viene por el hecho de que el Daily Telegraph y el Morning Post, dos periódicos de referencia de la época, redactaron que Churchill había sido curado mediante penicilina.Pero la realidad es que a Churchill lo salvó la sulfonamida sulfapiridina.

Entonces ¿Por qué ocultarlo? Bien, si no has nacido hoy, ya debes saber que siempre hay intereses más o menos opacos detrás de las ocultaciones y/o desviaciones de información. En esta ocasión el motivo por el cual se vendió que la penicilina había salvado la vida de Winston Churchill fue porque la sulfonamida original, el Prontosil, fue descubierto por el laboratorio alemán Bayer y digamos que por aquella época (1943) no quedaba muy bien decir que un descubrimiento alemán había salvado la vida al primer ministro inglés. No sé pero tengo la sensación de que el “bueno” de Goebbels hubiera encontrado en ese hecho el carbón perfecto para avivar la propaganda nazi. Por cierto, Goebbels, aunque fue un personaje execrable y con unos delirios de grandeza que rivalizaban con los del mismo Hitler, hay que admitir que como “marketer” era excelente.

Penicilina Fleming
Animando a las tropas

Así que nada, con media Europa en guerra y teniendo en cuenta que Alemania e Inglaterra eran dos naciones enfrentadas, alguien pensó que sería buena idea atribuir la cura de su líder a un descubrimiento inglés para así subir la moral de las tropas; y así se hizo.

Conclusión

Tras una pequeña investigación (voy a ser realista, no es algo que me haya llevado semanas), recopilación de datos y consultar algunos registros, he reunido y contrastado la información aquí expuesta atreviéndome a decir con seguridad que, aunque bonita, esa historia no es más que un mito/fábula que alguien inventó en tiempos de tribulación para hacer ver al mundo entero que su líder estaba tocado por los Dioses y que su capacidad de liderazgo venía dada por ellos. Es como decir que “nuestro” Franco, en sus escaramuzas en África la divina providencia lo protegió de los proyectiles enemigos para justificar su destino y mitificarlo. Digo yo que el hecho de que midiese 1.63m le ayudaría en algo.

En definitiva, el mito se queda en eso, aunque los hechos relatados pudieran haberse dado en el tiempo, la realidad es que no sucedieron.

Y tú que crees ¿Te he convencido?

Dejar respuesta