MK-ULTRA: EL VERGONZOSO PROYECTO DE LA CIA
4 (80%) 1 voto

Cuando nos hablan de torturas, experimentación y holocaustos por parte de gobiernos, entre algunos casos, nos viene a la mente los que se produjeron durante el reinado del III Reich.

No obstante, no recordamos tanto uno en particular, uno “Made in USA”, en el que a instancias del gobierno, se produjeron innumerables muertes, únicamente con el objetivo de realizar una serie de experimentos para un programa de control mental: el proyecto MK-Ultra.

A comienzos de la década de 1950, Allen Dulles, Director de la CIA, dio luz verde para que se iniciara este proyecto. Su cometido: producir una droga capaz de controlar la mente del sujeto para obligarle a decir la verdad.

allen dulles mk-ultra
Allen Dulles, Director de la CIA en 1950.

El projecto era altamente secreto e ilegal. Para comenzar, incumplía todos los principios aprobados en el Código Nuremberg, que había sido aprobado tan sólo tres años antes y que estaba relacionado directamente con la experimentación en humanos, a consecuencia del tratamiento inhumano que recibieron los prisioneros de los campos de concentración nazis y los experimentos a los que se vieron sometidos.

Entre los principios del Código Nuremberg, se establecía que era esencial el consentimiento voluntario del ser humano con el que se iba a experimentar, y que debía conocer todo el proceso. El experimento debía dar únicamente resultados provechosos para la humanidad. Se debía evitar cualquier sufrimiento físico y mental innecesario, y entre otros, la persona tenía la libertad de interrumpir el experimento si consideraba que éste alcanzaba sus límites físicos o mentales.

La CIA estaba dispuesta a eludir todos esos principios y, además, gastar millones de dólares de sus fondos en el MK-Ultra, tal y como se puede comprobar en uno de los memorándum desclasificados que se salvaron de su posterior destrucción.

Existían 149 proyectos de investigación relacionados en los que participaron 44 universidades, 12 hospitales y clínicas, 3 cárceles y unas 15 compañías farmacéuticas, entre las que se encontraban la actual Novartis y Eli Lilly & Co.

Vivimos en la era de la desinformación, por mucho que consideremos que es al contrario. - difunde       

¿Cómo lo hicieron sin que la gente se diera cuenta? El historiador y profesor Alfred McCoy asegura que la CIA enfocaba la atención de los grandes medios de comunicación en “programas ridículos, para distraerlos de las metas primarias de ellos, las cuales eran desarrollar métodos eficaces de tortura e interrogatorio”. Por mencionar un ejemplo, a los manuales de interrogación KURBAK, que usaban drogas e aislamiento así como privación sensorial, los citaban como “estudios en la Universidad McGill”.

 

Los Experimentos del proyecto MK-Ultra

Los métodos usados en los proyectos del MK-Ultra eran los mismos que se usaban en un interrogatorio: maltrato físico y sexual, torturas, aislamiento, privación sensorial, hipnosis, uso de sustancias (sobretodo LSD) utilizadas para el lavado de cerebro.

El LSD era la droga usada principalmente, junto a otras, como la mescalina, que provocan diferentes síntomas: amnesia, euforia, alteración de la personalidad para que el sujeto se volviera dependiente, confusión mental para que la persona no se cuestionara las órdenes que le daban, déficits auditivos y visuales no permanentes, e inhabilitación total de la misma.

Unos efectos ideales para usarlos a la hora de sonsacar información y después “deshacerse” de la persona sin que tuviera recuerdo alguno.

Los informes mencionan también una píldora llamada Nocaut, muy efectiva a la hora de producir amnesia en trabajos de campo y que era muy fácil de llevar y administrar en la bebida, comida, tabaco… como aerosol sin que la persona lo detectara.

Los conejillos de indias eran empleados de la CIA, miembros de los servicios militares, médicos, prostitutas, indigentes, pacientes con enfermedades mentales y ciudadanos de a pie. Todos ellos se sometieron, sin que supieran lo que hacían con ellos y lo peor, sin su consentimiento.

experimento mk-ultra

Los métodos de reclutamiento eran más que ilegales. La CIA inició la “Operación Clímax de Medianoche”. Crearon burdeles, para “seleccionar” mejor a los que se verían sometidos al MK-Ultra. Personas a las que contar lo sucedido serían realmente un problema. Las sesiones se filmaban para estudiarlas después.

El uso de LSD junto a barbitúricos y anfetaminas, no dieron los resultados esperados. En muchos casos estos experimentos llevaban a la muerte. Y el LSD administrado por si solo se desestimó por ser imprevisible, a pesar de que dio los resultados deseados.

 

El proyecto MK-Ultra se traslada a Canadá

En 1957, la CIA reclutó al psiquiatra Donald Ewen Cameron, quien creó el concepto de “manejo psíquico”, algo de alto interés para la CIA. El Dr. Cameron buscaba la manera de tratar a los que sufrían esquizofrenia por medio del borrado de sus recuerdos y programando nuevamente la psique.

El proyecto no pudo caer en peores manos. Cameron no sólo usó el LSD con sus pacientes, sino que también echó mano de drogas paralizantes y terapia de electroshock, a niveles mucho más altos de los habituales.

Inducía el coma a sus pacientes durante semanas y les sometía a sonidos o declaraciones repetitivas.

En el caso del doctor Cameron las víctimas eran pacientes que entraban con problemas mentales leves, depresiones post-parto y ansiedad. A su salida, muchos de ellos salieron con daños permanentes a causa de las pruebas.

experimento mk-ultraEn el año 1974 el New York Times se hizo eco de las actividades ilegales de la CIA. Se abrieron investigaciones, en las que salió a la luz que unos de los doctores, Frank Olsen, al que se había administrado drogas, presuntamente había sido asesinado por temor a que pudiera difundir detalles sobre el proyecto. Olsen murió a consecuencia de una caída desde la ventana de un edificio. A pesar de los esfuerzos de la familia Olsen para que saliera la verdad, el caso fue cerrado. Otros doctores y personajes importantes también se vieron atrapados en el proyecto.

mkultra control mental

Poco se pudo hacer. En el año 1973, quien era el por entonces el director de la CIA, Richard Helms, había destruido toda la documentación relacionada con el MK-Ultra.

No obstante, los informes presentados por la Comisión Church y la Rockefeller en el 1975, tras la investigación, hicieron público que tanto la CIA como el Departamento de Defensa habían experimentado con seres humanos con el objetivo de influir y controlar su mente mediante todo tipo de medios, sobre todo con psíco-fármacos.

El presidente Gerald Ford, en 1976, emitió la 1ª Orden Ejecutiva sobre Actividades de Inteligencia, en la que prohibía expresamentela experimentación con drogas en seres humanos, excepto con el consentimiento informado, por escrito (…) de conformidad con las directrices emitidas por la Comisión Nacional”. Una orden que se amplió en mandatos posteriores.

En Canadá, unos años más tarde, se supo sobre el proyecto, aunque con algo más impacto, ya que se supo que no sólo la CIA había financiado el proyecto como se sabía, sino que también el gobierno canadiense lo conocía, y además había prestado fondos para que éste continuara.

Tras leer tan sólo la punta del iceberg, puesto que a pesar de que muchos documentos fueron destruidos, aún quedan cartas relacionadas, así como el Informe de la Audiencia Conjunta del Senado que se hizo sobre el proyecto MK-Ultra, me pregunto cómo en aquellos tiempos fallaron todas las alarmas internas y el gobierno no detectó estos proyectos ilegales. ¿Acaso le interesaba por igual este proyecto y les dejaron hacer su cometido durante algún tiempo hasta que, quizás, llegaron al límite en el que se les podía escapar de las manos o les salpicara el escándalo?

Muchas de las pruebas realizadas, desde mi punto de vista, me recuerdan que vivimos de igual forma sometidos a un MK-Ultra global - difunde       .

Los gobiernos o sus servicios, tienen el poder de experimentar con nosotros, y además en muchas ocasiones, les otorgamos nuestro consentimiento. Vivimos en la era de la desinformación, por mucho que consideremos que es al contrario.

Las palabras del historiador Alfred McCoy son muy reveladoras. Los servicios de inteligencia se encargan de desviar la atención de los medios y por tanto, la pública, hacia asuntos vacíos, para esconder la verdad.

No me cabe duda que actualmente se están llevando a cabo experimentos en países con suficientes fondos, experimentos de los que quizá tengamos noticias dentro de unos años.

La sociedad no necesita que se le administre ningún psicotrópico. Ya vive cegada a cualquier asunto que nos atañe como personas, gracias a los medios de comunicación, a las nuevas tecnologías, a la crisis y a otras distracciones, que nos pueden impedir ver qué puede estar pasando realmente.

La pregunta es: ¿estaremos alguna vez libres de esa venda? - difunde       

Lectura recomendada: Project MKUltra, the CIA’s Program of Research in Behavioral Modification.

Olga Gómez Ruiz

Dejar respuesta