ASSASSIN’S CREED: NADA ES VERDAD, TODO ESTÁ PERMITIDO
4.67 (93.33%) 3 votos

Si te gustan los videojuegos seguro que has jugado a un Assassin’s Creed, a cualquiera de la saga. Se trata de una saga en la que cada uno de sus juegos esconde mil y una curiosidades, argumentales y de otras índoles.

Pero, vamos a analizar el juego en cuestión y lo que este puede ofrecernos.

En Assassin's Creed podemos escalar y visitar lugares tan emblemáticos como el Coliseo romano.
En Assassin’s Creed podemos escalar y visitar lugares tan emblemáticos como el Coliseo romano.

NADA ES VERDAD, TODO ESTÁ PERMITIDO

Está es un frase que se repite varias veces a lo largo de la saga, sobretodo en el primer juego. Lo cierto es que deja al jugador impactado ya que, normalmente, no sabe interpretarla. Su origen podemos encontrarlo en la corriente filosófica del nihilismo y, de hecho, la oración está divida por una coma y cada una de las dos frases tiene un significado y origen distintos. Con el “nada es verdad” se intenta transmitir la idea que tan solo es verdad la existencia de uno mismo (pienso, luego -por tanto- existo). Nada de lo que está fuera de uno mismo es verdad, todo es una ilusión que cada uno de nosotros interpretamos a nuestra manera. La realidad es transformada por cada uno de nosotros, por nuestra forma de percibirla y, por tanto, nada es totalmente verdadero (nada es verdad).

Una de las misiones tiene lugar en el interior de la basílica de Santa Sofia.
Una de las misiones tiene lugar en el interior de la basílica de Santa Sofia.

Todo está permitido. Si tenemos en cuenta que nada es verdad, que la realidad es una ilusión interpretada por cada uno, el TODO está permitido. Se trata de un juego de palabras que juega con la moralidad de los hechos. Si la realidad es transformada por según quien la contempla, los hechos que se suceden en esta realidad también. Nadie tiene el poder de juzgar lo que está bien o está mal, ya que lo bueno y malo depende siempre de quien lo está juzgando - difunde        y, por tanto, todo está permitido. En el juego se hace referencia a esto especialmente en los asesinatos que se llevan a cabo.

¿Asesinar es malo? Depende de muchos factores y, sobretodo, de quién lo juzgue. Por ejemplo, si en el mundo tan solo habitan un violador y un psicópata y este último asesina al violador, el psicópata pasará el resto de su vida orgulloso de su acto bondadoso; él será el único juez de su acto. Todo está permitido en el sentido de que dependiendo de quien juzgue nuestros actos un mismo hecho puede ser bueno o malo.

Conoceremos a famosos personajes como Leonardo Da Vinc (en la imagen), Maquiavello, Napoleón o Barbanegra, entre muchos otros.
Conoceremos a famosos personajes como Leonardo Da Vinci (en la imagen), Maquiavello, Napoleón o Barbanegra, entre muchos otros.

Dicho esto, que es la base moral del juego (“no te dejes engañar por la apariencias”, para resumirlo), entramos en materia.

ASSASSINS VS TEMPLARIOS

La hermandad de los Assassins existió realmente y fue una secta que se enfrentó a los cruzados durante la edad media. Esta es la base argumental de todos los juegos de la saga.

Para resumirlo diremos que los templarios buscan, durante toda la saga, poseer la fuente de sabiduría que les permitirá dominar el mundo a través de la fe y, gracias a eso, también acabar con la hermandad de los Asesinos, sus principales opositores.

Esta base argumental nos lleva a emprender un largo viaje a lo largo de la historia, mezclándose hechos, personajes y lugares históricos. Como Asesino visitaremos el antiguo Oriente, los mares del Caribe, la Italia renacentista o la Londres victoriana. Durante el transcurso del juego se alterna entre la antigüedad y la actualidad para narrarnos los hechos pasados, presentes, y futuros.

¿Nos damos una vuelta por Venecia gracias a los artilugios de Leonardo?
¿Nos damos una vuelta por Venecia gracias a los artilugios de Leonardo?

Pero no solo vamos a poder visitar (y escalar) lugares emblemáticos como el Coliseo romano, la Basílica de San Marco, la torre Eiffel, la Basílica de Santa Sofia o el Big Ben sino que también nos cruzaremos con personajes históricos y de lo más variopintos. Como protagonistas de la aventura deberemos entablar amistad con Leonardo da Vinci, enfrentarnos a Ricardo Corazón de León, discutir con Barbanegra o tener tensas charlas con el mismísimo Napoleón. Tanto los lugares como los personajes están detallados a la perfección y son de lo más variopintos, como podéis ver. Realmente en ciertos momentos de la aventura parece que estemos realizando un visita virtual. La sensación al escalar el castillo de Sant Angelo, en el Vaticano, no tiene precio.

¿O visitamos mejor el Vaticano?
¿O visitamos mejor el Vaticano?

La saga Assassin’s Creed es un viaje a través de la historia antigua con misiones de sigilo, asesinato, acción y conspiración que ningún buen amante de la historia debería perderse. No solo es un juego, sino que podemos tomarlo como una máquina del tiempo que nos traslada a otras épocas.

Evidentemente su argumento es ficción, pero aquello que nos permite contemplar es casi verdadero.

ass
La saga no solo se centra en Italia. También podremos visitar enclaves como París, Londres, Cuba o Norte América (foto).

Los últimos rumores apuntan a que el próximo juego de la saga, aún sin fecha de lanzamiento determinada, podría llevarnos al antiguo Egipto o al Japón medieval.

Trailer de la última entrega de Assassin’s Creed:

1 Comentario

  1. ¿Estaís de acuerdo con lo que se dice en el artículo? ¿Añadiríais algo? ¿Cuál es tu juego de a saga favorito? o, de no jugar a videojuegos, que te parece lo que te hemos contado sobre Assassin’s Creed?

Dejar respuesta