REMEDIOS PARA COMBATIR LA ALERGIA AL POLEN
4.5 (90%) 2 votos

La alergia al polen puede ser tratada de forma natural y respetuosa con nuestro organismo, en este artículo te mostramos todos los remedios naturales y recursos que puedes emplear para tratar este tipo de alergia de la forma más saludable posible.

alergia1

Remedios para la alergia al polen

La alergia al polen, así como cualquier otro tipo de alergia, implica una respuesta desmedida por parte de nuestro sistema inmunitario, que reacciona liberando sustancias inflamatorias (siendo la más importante de ellas la histamina) al contacto con el alárgeno, un proceso que no se da en una persona sin alergia, ya que en este caso el sistema inmunitario no sufre ningún tipo de alteración.

El polen es el conjunto de granos diminutos contenidos en las antenas de las flores y las personas que son alérgicas a esta sustancia experimentan diversos síntomas especialmente con la llegada de la primavera y en días cálidos acompañados de viento, ya que estas condiciones climatológicas facilitan el transporte del polen.

polen-viento

Los síntomas que con mayor frecuencia se experimentan en el caso de alergia al polen son los siguientes:

  • Picor, enrojecimiento e hinchazón de los ojos
  • Secreción ocular
  • Tos y dificultad respiratoria
  • Congestión y picor nasal, con estornudos y secreción

Afortunadamente podemos emplear diversos remedios naturales que nos ayudarán a aliviar las reacciones inflamatorias asociadas a la liberación anormal de histamina, veamos cuáles son los más efectivos:

  • Llantén y eucalipto: Ambas plantas poseen acción antiinflamatoria, además son demulcentes (suavizan y calman las mucosas respiratorias) y ayudan a expectorar la mucosidad acumulada en el tracto respiratorio. Las podemos tomar en forma de infusión de 2 a 3 veces diarias. El eucalipto deberá evitarse en niños pequeños o cuando exista o haya existido algún episodio de asma.
  • Menta: La menta, tomada en infusión o bien inhalada a través de baños de vapor actúa disminuyendo la congestión nasal, también podemos emplear su aceite esencial para añadirlo al agua de la bañera, lo que nos acabará brindando los mismos beneficios.
  • Eufrasia: La eufrasia puede ser tomada en forma de infusión para aliviar la congestión nasal, no obstante, se indica mayormente para combatir de forma natural los síntomas oculares asociados a la alergia, para ello, podemos realizar un baño ocular con su infusión o bien adquirir un colirio natural formulado a partir de esta planta.
  • Pepino: Para aliviar la inflamación ocular no hay nada más efectivo que colocar una rodaja fría de pepino sobre los ojos. Este vegetal, aplicado de forma tópica, posee una importante acción descongestiva que además se potencia por el frío local, que ejerce constricción en los vasos sanguíneos y en consecuencia disminuye la hinchazón.
La eufrasia, uno de los mejores antialérgicos. Se puede encontrar fácilmente en forma de gotas y colirio.
La eufrasia, uno de los mejores antialérgicos. Se puede encontrar fácilmente en forma de gotas y colirio.

Terapias alternativas y naturales para tratar la alergia al polen

Los remedios expuestos anteriormente ofrecen un tratamiento natural para la alergia al polen, no obstante, se trata de un tratamiento sintomático, que no está destinado a tratar las causas subyacentes de esta afección, que residen en una alteración del sistema inmunitario.

Lo mismo sucede con el tratamiento médico convencional, es sintomático y permite un mejor manejo de la enfermedad, pero en ningún caso se emplea para corregir la respuesta inmunitaria.

Las terapias alternativas y naturales, como la homeopatía, la naturopatía o la acupuntura, se caracterizan por tratar cualquier tipo de afección de una manera global y teniendo en cuenta todos los factores que influyen sobre nuestro organismo y por lo tanto resultan las más adecuadas si queremos modificar la respuesta del sistema inmunitario, cuya alteración es la verdadera responsable de la alergia al polen.

acupuntura
La acupuntura y otros remedios naturales pueden complementarse perfectamente con los fármacos, recetados siempre por el médico especialista.

¿Terapias naturales o tratamiento farmacológico?

Las terapias naturales se encuentran en pleno auge en la actualidad, de ahí que podamos observar una gran oferta de cursos de homeopatía, por ejemplo, entre otras disciplinas, por lo tanto siempre debemos tener presente que cuando nos ponemos en manos de un terapeuta, no basta únicamente con que haya realizado un curso de homeopatía, acupuntura o fitoterapia, sino que debe poseer una formación adecuada que asegure un buen proceder.

El profesional de las terapias naturales no tiene ningún tipo de competencia para decidir sobre el tratamiento farmacológico, el cual únicamente es responsabilidad del facultativo médico, no obstante, un buen terapeuta naturista también debe advertir que con el uso de determinados remedios naturales puede ser necesaria una reducción del tratamiento farmacológico, una reducción que siempre deberá decidir el médico responsable de la prescripción farmacológica.

Test de alergia, realizado por personal sanitario cualificado.
Test de alergia, realizado por personal sanitario cualificado.

Para tratar la alergia al polen de forma responsable y natural te recomendamos que tengas en cuenta las siguientes consideraciones:

  • La primera opción de tratamiento siempre debe ser la más natural e inocua posible.
  • Si la sintomatología no mejora con terapias naturales o bien si entraña un grave riesgo será necesario el empleo de tratamiento farmacológico bajo prescripción médica.
  • Los remedios naturales y las terapias alternativas se complementan perfectamente con el tratamiento convencional, por lo que una opción de tratamiento no excluye el uso de otras herramientas terapéuticas.

La alergia al polen puede ser tratada de forma natural y respetuosa con nuestro organismo, aunque para ello siempre será necesaria la supervisión de un profesional de la salud.

Dejar respuesta