ZOMBIES EN LA VIDA REAL [+18]
5 (100%) 1 voto

Es indudable que llevan más de medio siglo entre nosotros como protagonistas de películas o series de televisión. Son un fenómeno de masas, ¿quién no recuerda el metraje de George Romero, ResidentEvil, o la exitosa serie de The Walking Dead?

¿Alguna vez te preguntaste si algo así podría suceder en la vida real? Prepárate, porque muchas veces la realidad supera la ficción… Os voy a presentar cinco de los casos reales de “muertos vivientes” que, si bien no son idénticos a los que acostumbramos a ver en la pantalla,  alimentaron la visión que tenemos de ellos. Lo peor de todo es que estos sí que han sucedido, o están sucediendo ahora mismo.

5. KROKODIL

La desomorfina, o mejor conocida Krokodil es la “heroína de los pobres” alertó a las autoridades de los Estados Unidos en octubre de 2013, cuando detectaron que la droga se come la carne de adentro hacia fuera, y convierte a las personas en criaturas similares a los “zombies”. La piel se torna escamosa de color verde a negra, causa daños en las venas, infecciones en los tejidos, gangrena y necrosis. El efecto del krokodil dura entre noventa minutos y dos horas, lo que induce a los adictos a inyectarse varias veces por día, aumentando aún más el daño causado. El grado de daño sobre los tejidos es tan elevado, que la expectativa de vida de los usuarios es por lo común tan baja como dos o tres años.

1

4. EL SÍNDROME DE COTARD

El síndrome de Cotard es una enfermedad mental, que provoca que la persona afectada crea estar muerta, estar sufriendo la putrefacción de sus órganos o simplemente no existir. Llegan a creer que sus órganos internos han paralizado toda función, que su corazón no late, que no tienen nervios, ni sangre, ni cerebro e incluso que se están pudriendo. Llegan a presentar alucinaciones olfativas, como el olor a la carne putrefacta, o visuales: se ven a sí mismos cubiertos en gusanos, y con la piel pálida característica de un cadáver.

Graham, un hombre de 48 años un buen día en 2004 se levantó de la cama con la fuerte convicción de que estaba muerto. Unos meses antes había intentado suicidarse por electrocución, metiendo un cable de la luz en la bañera mientras él estaba metido en ella. El episodio le provocó una depresión que desembocó en este síndrome.

Graham aseguraba a los médicos que las pastillas no iban a funcionarle, porque él ya no tenía cerebro. “Me lo freí en la bañera”, aseguró. Su estado alcanzó tal extremo que un día salió de su casa y se dirigió al cementerio para quedarse. Dijo que sentía que sólo debía estar allí, y que era lo más cercano que podía estar de la muerte.

El caso llegó hasta Adam Zeman, de la universidad de Exeter en Reino Unido, y Steven Laureys, de Lieja; quienes sometieron a Graham a un escáner cerebral. Lo que descubrieron les dejó asombrados, dado que la actividad metabólica de su corteza cerebral se parecía más a la de una persona anestesiada o en estado vegetativo que al de una persona “despierta”.

Publicaron un estudio en la revista Cortex, que sugería que los pensamiento expresados en el síndrome de Cotard, refleja una profunda alteración en las regiones cerebrales responsables del “núcleo de la conciencia”. Su hipótesis, a falta de más estudios sobre el fenómeno, es que la reducción del metabolismo produjo en Graham esa creencia del mundo, en la que él creía no existir.

3. ATAQUES “ZOMBIE” EN CHINA

En julio de 2012, en Wenzhou, al sureste de China; una mujer cuyas iniciales son D.N. conducía su coche cuando de pronto, un hombre se interpuso en su camino. Ella rápidamente se detuvo, y el hombre, el cuál era un conductor de autobuses llamado Dong; escaló al techo del coche, y trató de romper el parabrisas. D.N. salió del vehículo y fue entonces cuando Dong se abalanzó contra la mujer para masticarle la cara mientras ella aterrorizada pedía ayuda.

Dong sólo alcanzó a morderle la boca y la nariz, dejando su rostro cubierto de sangre, por lo que fue llevada al hospital y la sometieron a cirugía plástica para reconstruir las partes dañadas de su cara.

Las autoridades locales detuvieron a Dong informando que estaba ebrio, sin embargo, consideran que su crisis se debió a alguna sustancia tóxica además del alcohol.

Meses más tarde, en octubre de ese mismo año se produjo un caso similar. Un pensionista de 70 años creyó que un adolescente le había empujado mientras esperaban la llegada del metro.

Una vez se encontraban en el interior del vagón, el señor persiguió al adolescente regañándolo. El pensionista, a pesar de que había más asientos libres obligaba al chico a abandonar el suyo para cedérselo a él, y comenzó una pelea que derivó con los dientes del señor sobre el cuerpo del adolescente mientras fluía la sangre.

Los asustados pasajeros llamaron a la policía, que abordó el tren en la siguiente parada. Los dos hombres fueron detenidos y más tarde liberados tras admitir sus “fechorías”

2. DROGAS “CANÍBAL”

El 26 de mayo de 2012, en un puente de Miami, EE.UU un hombre desnudo fue sorprendido mientras se comía el rostro de un indigente. Se especuló que Rudy Eugene, de 31 años, podría estar bajo los efectos de la droga sintética conocida como “el séptimo cielo” o “sales de baño” que al parecer, causa paranoia extrema, agitación, alucinaciones y una fuerza fuera de lo común. Sin embargo tiempo después se desmintió, ya que la única droga que encontraron en su organismo fue marihuana en dosis muy bajas. Rudy devoró durante dieciocho minutos a Ronald Poppo, de 65 años.

La policía ordenó a Rudy a detener el ataque, y éste se negó además de que gruñía, fue entonces cuando las autoridades dispararon contra él y lo abatieron hasta su muerte. La víctima perdió la nariz, parte de la cara y los ojos durante la agresión.

Años después, en verano del 2014 ocurrieron incidentes similares en Ibiza, España.

Un turista enloquecido y drogado, que confesó haber consumido varias sustancias —probablemente, entre ellas un narcótico alucinógeno llamado “MDPV”— persiguió a los bañistas en la playa de Magaluf, y trataba de morder a todo el que se cruzase con él. La gente huía asustada del violento desconocido hasta que apareció la policía para tratar de calmarlo. El turista ya había intentado morder a los sanitarios e hizo lo propio con los agentes. Gruñía como un animal y alcanzó a morder en la mano a un policía, que afortunadamente tenía los guantes anticortes puestos.

Los funcionarios tuvieron que pedir refuerzos y al final fueron diez policías y un oficial los que redujeron al extranjero, que seguía muy agresivo. De hecho, una vez en la camilla tuvieron que atarle provisionalmente con cinta americana hasta que el médico lo sedó.

1. CLAIRVIUSNARCISSE

ClairviusNarcisse (1922-1994), fue un ciudadano haitiano que fue envenenado por una mezcla de drogas naturales por su propio hermano, al parecer por una disputa por la venta de unas tierras. Ésta fatal combinación de venenos podría haberle causado una catalepsia, que es un trastorno repentino en el sistema nervioso; el cual provoca que la persona yazca inmóvil, en aparente muerte y sin signos vitales.

Fue enterrado en un cementerio público el 2 de mayo de 1962, y posterior a ello fue desenterrado por un Boko (brujo) que le dio una pasta hecha de Datura; una planta que en determinadas dosis tiene efectos alucinógenos y puede causar pérdida de memoria.

Así, el Boko lo tendría a su merced, puesto que Clairvius había perdido su voluntad, y lo llevó junto a otros muchos zombies esclavos a trabajar en unas plantaciones de azúcar hasta que el brujo murió en 1964.

Después de aquello, y cuando las dosis regulares de alucinógenos cesaron, Clairvius recuperó la cordura; tuvo suerte a diferencia de otros muchos que se encontraban en su situación, pues éstos últimos sufrieron daños cerebrales permanentes e irreversibles.

El 18 de enero de 1980, dieciocho años después de su supuesta muerte, fue encontrado vagando semidesnudo y en estado de shock en las afueras de su pueblo natal. Fue entonces cuando pudo reencontrarse de nuevo con su familia.

La historia del haitiano es una de las muchas que hubieron, de cómo se aprovechaban los más poderosos para mantener a personas con ausencia de voluntad, drogados, y perturbados en permanente estado de esclavitud. La creencia popular en la comunidad haitiana lo atribuye a la magia del vudú.

La vida de ClairviusNarcisse fue popularizada en el libro La serpiente y el arcoíris de Wade Davis, y a su vez el libro fue llevado a la gran pantalla en 1987 por WesCraven con el mismo título.

Aquí tenéis el vídeo de YouTube que he hecho al respecto:

Dejar respuesta